UNA FIGURA EMBLEMÁTICA

El Tío Che es intocable


Los vecinos del Poblenou consiguen que el ayuntamiento de marcha atrás y el ninot de la popular horchatería vuelva a su sitio en la rambla del barrio

El desfile festivo que acompañó al ninot del Tío Che de vuelta a su sitio de siempre en la Rambla del Poblenou.


Están de plácemes en el Poblenou porque el rey defenestrado ha recuperado su trono: el ninot del Tío Che ha vuelto a su lugar de siempre y lo ha hecho en loor de multitudes, encabezando desfile, como toca a todo rey, escoltado por su pueblo y por los dragones del reino, es decir, por los vecinos y la Colla de Dracs del Poblenou. La decisión del ayuntamiento de ordenar a la horchatería del mismo nombre la retirada de la figura –una inspección determinó que era "un elemento no autorizado en la terraza"– enardeció a los vecinos, desencadenó una ruidosa campaña en internet y obligó al ayuntamiento a dar marcha atrás. Tres días permaneció el Tío Che en el exilio, aunque en buena compañía: fue acogido en el Centre d’Imagineria Festiva del barrio, donde convivió con gigantes y dragones. Hasta este lunes, que volvió a su lugar de siempre en la Rambla del Poblenou.El tema de fondo es que el Tío Che no es un muñeco cualquiera, como juzgó el ayuntamiento. Para empezar, es un ninot, una figura festiva que la actual propietaria, Teresa Moreno, encargó hace más de 20 años a un fallero de València. "Nuestro logo era un ninot y lo suyo era tener un ninot", redunda. ¿Por qué si no fue acogido en el Centre d’Imagineria? "Pues porque para nosotros es un elemento de la imaginería festiva del barrio", dice Mercè Ayora, presidenta de la Colla de Dracs. "Es un elemento de identidad. Por eso se montó la que se montó". Al menos, el ayuntamiento tuvo reflejos para no dejarlo prosperar. El consistorio archivó la denuncia y retiró la multa de 105 euros a la horchatería al considerar que el Tío Che "era un ninot más propio de la imaginería festiva del Poblenou que de la promoción del establecimiento". Descubrieron lo que ya sabía todo el barrio.El Tío Che fue fundada en 1912. Los bisabuelos del marido de Moreno habían abandonado su pueblo en Alicante, La Nucía, con la intención de hacer las Américas, y estaban en Barcelona de paso, esperando el barco que los llevaría en pos del sueño. "Parece que llevaban encima cuatro chufas, y mientras esperaban el barco hicieron horchata y se pusieron a vender". A los clientes el bisabuelo intentaba captarlos con un reiterado: "Che, probá esto, che, probá esto" típico de La Nucía, y se quedó el tío Che, y se quedó el establecimiento, y así fue bautizado. En algún momento de esta historia centenaria alguien decidió que el símbolo del negocio debía ser "un ninot de la huerta valenciana, donde se cultiva la chufa", según explica la propietaria. Más tarde ella misma encargó la famosa figura.Queremos que vuelvasLa notificación del ayuntamiento llegó el viernes y el mismo viernes el establecimiento retiró el ninot. "Pensé: me multas por esto, pues lo quito, qué voy a hacer", dice Moreno. Esa noche lo guardó en el almacén, pero la voz se empezó a correr por el barrio. Había indignación. En change.org, un vecino abrió una cuenta para recoger firmas de apoyo a la vuelta del ninot a la rambla. "Esta figura es nuestra, del barrio de Poblenou, de toda la vida", reza el encabezado de la petición, que al final respaldaron 2.400 firmas. Alguien pensó que la figura, si iba a estar almacenada, debía estar almacenada con dignidad, y el sábado fue trasladada al Centre d’Imagineria con la misma pompa con que este lunes fue retornada, con séquito, con dragones, con gigantes. Se conversaba de poco más en las ventanillas de la horchatería. Una niña hizo un dibujo del ninot con la leyenda: "Queremos que vuelvas", y la pegó en un árbol justo delante del establecimiento. ¡Es la identidad, estúpido!, parecían entonar todos a coro.La vuelta del rey defenestrado fue celebrada con aplausos en la Rambla del Poblenou. Teresa Moreno lloró: le dieron un micrófono y agradeció el apoyo de los vecinos. "Es una muestra de lo muy queridos que somos en el barrio", había dicho y celebrado poco antes. Alguna foto quedará en los archivos de aquellos tres días en que al Tío Che lo condenaron al exilio. La sensatez estaba del lado de los vecinos. 

Cerradura Sidese cubrefor

Cerradura de alta seguridad de 7 puntos de anclaje.

Leer más

Cerraduras de Seguridad Mottura

Leer más

Cerradura inteligente Tesa Assa Abloy

Leer más

Cerradura Invisible

Leer más

Cilindro Kaba Expert

Leer más

Puertas de Seguridad

Leer más

Cerradura de bloqueo

Leer más

Ballestas

Leer más